jueves, 3 de diciembre de 2009

La Batalla de Chile

Documental que escapó de Chile gracias a la embajada de Suecia, después del golpe militar, retrata el último período del gobierno de Salvador Allende. Está en parte enfocado en recalcar la influencia de USA y de los grupos de poder por desestabilizar el gobierno vigente. Pero también muestra claramente que la pugna no fue por evitar la destrucción del país, según señalaba la oposición, de parte del gobierno socialista, sino que era en su mayoría una lucha de intereses por parte de los empresarios e ideológica por parte de los políticos.

Las faltas de respeto de un lado y otro se sucedieron continuamente, lo que jamás permitió un diálogo, sino la búsqueda de imponer por fuerza de ley los cambios. La derecha tenía contra las cuerdas al gobierno de Allende en el congreso, pero no podía destituirlo ni acabar con él sin debilitar su economía. ¿Las luchas de clases, de intereses o ideológicas callejeras condujeron a que los militares atacaran con armas al gobierno constitucional?

Unas declaraciones de los altos mandos indicaban que estaban en contra de la reforma educacional porque no querían que jovenes marxistas entraran en sus filas. Problema ideológico claro, no?

Independiente de la ideología, desde mi punto de vista, hubo una lucha de egoísmos. De ambos lados. Se entiende que años de represión de los grupos de poder llevaran a los trabajadores a luchar por cambios radicales, pero también se entiende que los empresarios se asustaran y lucharan contra cualquier forma de limitación de su libertad y de sus intereses económicos. Era una discusión ciega entre partes que querían lo suyo a cualquier costo.

Yo espero que hoy exista más conciencia de esto y que seamos capaces de dialogar, de buscar juntos el país que queremos, con paciencia y con muestras de altruismo de ambas partes.

Me impresionó como los trabajadores, que nada tenían que luchar en batallas ideológicas y que sus intereses económicos eran sumamente básicos, luchar por llegar a sus puestos de trabajo a pesar del paro del gremio del transporte. Según decía uno, porque a él le interesaba el bien del país y que su trabajo ayudaba a que siguiera la producción.

No puedo imaginar la suma de errores y de malos entendidos que llevó a Chile a un golpe militar, pero quisiera que esto nunca se vuelva a repetir en mi país. Ojalá que podamos vivir en paz y ser más generosos con el prójimo.

2 comentarios:

pedernal de luna dijo...

Hey, hermano, la batalla a penas comienza para todos, tu patria es una nación consciente, con raíces de sabiduría ancestral que a partir de la lucha y el sufrimiento ha salido adelante. Cuéntanos también sobre el otro Chile. Saludos y felicidades por el blogg

MeRiAdOx dijo...

Gracias por tu comentario Pedernal... Hay algunas cosas que ya he contado y sin duda algo más saldrá en el futuro. Espero que te guste lo que lees.

Saludos.