martes, 4 de agosto de 2015

Acerca de lo profano y lo sagrado: del individuo egoista al colaborador

Les dejo esta notable charla TED, que aborda la cuestión del individuo en cuanto a su necesidad de trascendencia. ¿Será que hemos evolucionado para cooperar?




jueves, 14 de mayo de 2015

Inseguridad, incertidumbre y desprotección

 

Bauman cree que uno de los grandes problemas que aqueja a la sociedad posmoderna (actual) es el aumento de la inseguridad, incertidumbre y la desprotección, como producto del derrumbamiento de las estructuras tradicionales que daban a las personas un sentido de trascendencia. Por estructuras tradicionales podemos entender la nación, la familia (apellido) y la religión, como los principales referentes de una época no lejana en la que esto era más importante, prácticamente obligatorio.

Entonces, si mi vida es corta y mortal, no tengo miedo de morir, porque tengo un sentido: mis acciones le dan sostén a la comunidad a la que pertenezco. Con la caída de estas estructuras, el miedo es transmutado en inseguridad, incertidumbre y desprotección.

Hoy en día el mantra en boga es “libertad individual”. Y las estructuras tradicionales solo las limitan, a pesar de las esperanzas de algunos parcialmente liberales.

Se cree que bajo este nuevo escenario hay más oportunidades de ganar, nadie sabe con certeza qué cosa, pero parece una carrera, una competencia despiadada. Lamentablemente, la falta de pistas y la libertad para correr en cualquier dirección produce (curiosamente) un estancamiento. Para dónde corro, contra quién compito.

Esta persona paralizada mira alrededor y puede ver que la mayoría de las personas está paralizada. Unos pocos corren rápidamente para alejarse del grupo y poco a poco se forma una infinidad de grupos que comienzan a caminar en una dirección cualquiera, lentamente esperando el desarrollo económico, la herencia familiar o el Apocalipsis.

En esta alegoría, podríamos decir que quienes comenzaron corriendo desde un principio eran los más ansiosos por salir de ahí. Es probable que ellos mismos hayan inventado el juego. Sabían a donde querían ir.

La gente paralizada o que se mueve en grupo es probablemente el 90% de la población mundial. A dónde, qué quiero hacer. He aquí el terreno fértil de la publicidad y de su mente siniestra, un conocedor de los misterios de las comunidades (un sociólogo loco).

Los defensores de la “libertad individual”, los corredores más rápidos del grupo no entienden una cosa fundamental para la convivencia sana. Partieron con ventaja y ahora es imposible alcanzarlos. Una vez lejos, los más veloces ni siquiera giran la cara para ver a quienes dejan atrás. Otros se devuelven y les enseñan a otros pocos como ir más rápido o por donde el paisaje es más bonito (cobrando, transando favores, por caridad, etc.).

Un juego justo, más humano sin duda, sería que todos los participantes volvieran al comienzo, se enseñara de qué se trata el juego y se ensayara antes de dar comienzo a la carrera.

Haciendo la transformada de la alegoría, creo que las reformas a la educación que el mundo requiere para sobrevivir (a la catástrofe cada vez más cercana del calentamiento global y la sobrepoblación), necesitan de todos los corredores que se han alejado del principio.

El humano nace en la inseguridad, incertidumbre y la desprotección. Gracias a los cuidados y enseñanzas de nuestras madres-escuelas, podemos sobrevivir. La “libertad individual” ha implicado que se abandone absolutamente todo al mercado. Los que puedan pagar pasen por acá, aquellos que no puedan pagar recibirán una charla corta de 15 minutos y deberán partir.

Hoy estamos atrapados en la trampa de los que partieron primero y así nos quedaremos por siempre si los corredores no vuelven al principio. ¿O existe otra alternativa?

Si ven esta entrada (esta columna es una reinterpretación del mismo tema), se darán cuenta que los tramposos no quieren volver, justificándose en que es culpa de “la naturaleza humana”. Lo que aún no nos damos cuenta en forma masiva, es que los rezagados somos más, por lo que podemos y debemos inventar nuestro propio juego. Allá ellos, que sigan corriendo.


jueves, 30 de abril de 2015

Puentes entre lo público y lo privado





Con el incremento de la libertad individual, Chile experimentó un importante proceso de despolitización durante los 80s y 90s. Aunque hoy es posible apreciar una inversión de esa tendencia, aún es aislada y se concentra mayormente en Santiago.

Z. Bauman dice en su introducción de “En busca de la política” que, en el mundo, el incremento de la libertad individual puede coincidir con el incremento de la impotencia colectiva. En otras palabras, lo que observamos como una inversión en la tendencia a la despolitización es el incremento del descontento social, traducido en protestas, marchas, funas y aumento, en general, de los reclamos relacionados con la nula respuesta de las autoridades respecto a las problemáticas de grupos sociales. Esto también ha dado pie a la organización de civiles bajo denominaciones como ONGs, Fundaciones, Sindicatos, Colectivos Artísticos, Colectivos Ecológicos, Agrupaciones Caritativas, etc. 

Pese a esta prolífica generación espontánea-social de organizaciones, la tendencia de las problemáticas no se revierte, sino que se incrementan. Por si no fuera poco, la tierra se revela mediante erupciones, aludes y otros. Después de lo vivido con el terremoto del 27/F, la sensación generalizada es que nada cambió y todo sigue igual. Un poco más ordenadito, pero a lo imbécil.

Lo que vemos es que los puentes entre lo público y lo privado se han derrumbado o nunca han existido siquiera. No tenemos como sociedad un Ágora (citando a Bauman) donde se traduzcan los problemas privados en temas de política pública. Sino piensen en que debemos esperar 10 años para que la educación de párvulos sueñe con entrar en la carrera docente. Y no estamos hablando precisamente de un moco en el tema de la política educacional.

En una publicación anterior hablé de la oportunidad que representaba Populusaurio. Actualmente funciona como una reunión de asociaciones, similar a una expo novios, cada una de las cuales ha tendido un puente propio. Nota aparte, considero fundamental la labor de esas organizaciones y de otras que no participan en esta expo, individualmente no las puedo criticar.

La idea de esta expo es convocar a personas que no tienen puente propio, personas que andan buscando una causa que les dé sentido o bien que los ayude con su problema privado. Ya sea el agua, el techo, el aire, la educación, la salud. Cada persona en Chile debe lidiar con esos problemas sociales en forma privada y aislada de la sociabilización, aislado del ámbito público que podría darle solución a su problema particular.

Mi pregunta fundamental es la siguiente: si además del puente que cada organización tiene, se pudiera crear un segundo puente, nada más, solo uno adicional, anexado a cada organización. Uno llamado Coordinación. En principio, se requiere una motivación siquiera para propiciar la construcción colectiva de un nuevo puente. La colaboración recíproca hacia un objetivo común.

A mi juicio, todas las organizaciones de Populusaurio, así como tantas otras, se verían beneficiadas si la reforma educacional en proceso abordara cada uno de sus temas. Qué mayor impulso a la organización ciudadana tendríamos si los contenidos o la estructura pedagógica permitiera integrar todos los temas en una mira holística que permitiera a los niños, antes de la formación definitiva de opinión, acceder a temas como educación cívica, ecología, economía, sexualidad, religiones, ética, etc.

Voy a ser más claro, para que no quede duda de lo que quiero decir. Los niños no son estúpidos, no conocerán las palabras, pero perciben la violencia cotidianda, la de las noticias, la que ellos mismos reciben de sus pares o adultos en general. La mayoría de los padres cree que los puede aislar lo suficiente, pero cuando usted está viendo noticias sobre un robo, un incendio forestal descontrolado o boletas ideológicamente falsas, lo más seguro (si le importa el tema en cuestión) es que gesticule y termine su intervención con algo como “delincuente culiao”, “gobierno culiao”, “empresarios culiaos”. En general, seamos sinceros, el chileno medio quisiera que todos se fueran a la misma mierda.

Esto no es casual, porque mientras los medios y la sociedad hace eco de estos temas “públicos”, cada uno debe lidiar con sus propios problemas, sin ningún puto puente que cruzar.

Las organizaciones civiles, por su parte, solo son capaces de ver su propio puente. Convengamos en que no resulta sencillo levantarlos. Lamentablemente, el horizonte no es auspicioso. Yo veo dos posibles caminos principales (siempre habrá lo intermedio, por supuesto):

  1. Se establecerá una especie de mercado de puentes.
  2. Se generará una red de puentes de libre tránsito, donde se recupere la comunicación efectiva entre lo público y lo privado.

Z. Bauman es duro al señalar que “las personas que se sienten inseguras, las personas preocupadas por lo que puede deparar el futuro y que temen por su seguridad, no son verdaderamente libres para enfrentar los riesgos que exige una acción colectiva”. Si no le cree a Z. Bauman, pregúntese lo siguiente:

¿Por qué vemos paros de funcionarios de la salud, pero no de los pacientes?: Porque los primeros tienen un trabajo (aunque sea con malas condiciones) y los segundos tienen que estar a las 7 am en el consultorio para pedir una hora que no saben si lograrán obtener. ¡Por eso!
 
Fuente Imagen

lunes, 16 de marzo de 2015

El aborto en la sociedad moderna: reflexiones desde la política clásica de Aristóteles, Maturana y Benjamin





Este extracto es una cita de Hobbes, conocido al parecer como el padre de la política moderna, en este excelente artículo que recomiendo a cualquiera que le interese explorar los orígenes del pensamiento moderno.

Ahora, no se engañen, recién vengo a enterarme de esto. Estaba tratando de entender si mi forma de pensar se enmarcaba en alguna idea preconcebida, que me ahorrara tener que explicarla sin saber cómo.

Así, entendí que estoy del lado de los que creen que el ser humano es inherentemente un ser social, es decir, me inclino por la política clásica de Aristóteles. Soy una persona que intenta ser racional cuando se puede y toda la evidencia científica que encuentro hoy en día apunta a la importancia del vínculo materno en el desarrollo de una persona, es decir, nuestro lazo con el mundo comienza de la mano de otra persona y gracias a esa otra persona.

El primer vínculo, el más importante es de confianza y se basa en el amor diría Maturana. La naturaleza misma de la que venimos depende de la interacción y en el caso humano la discusión es si la cooperación es natural o somos egoístas y perseguimos nuestros propios fines al asociarnos (aquí pueden ver la respuesta usando a Darwin). Simon Sinek, un experto en liderazgo (algo tan de moda en los negocios), nos dice que los buenos líderes te hacen sentir seguro, por eso la gente es más feliz en entornos de confianza, hay menos depresiones y mayor optimismo (si, también más productividad señor avaro). Un asesor de empresas le dice a éstas que la competencia interna es mala y que debe fomentar la confianza y la cooperación (ver otra fuente), pero para eso debe demostrar (liderar) que le importan sus empleados y que no son fusibles descartables cada vez que la economía no anda según sus expectativas.

Volviendo al artículo, lo interesante de la discusión entre política clásica (Aristóteles) y modera (Hobbes), es que de alguna manera extraña, Hobbes se metió en el alma de la izquierda mundial y chilena, de acuerdo a este artículo de un sociólogo de la U. Central. A partir de la discusión sobre el aborto señala que la cultura individualista de la derecha (representada por Hobbes) se ha metido en la izquierda en la forma de pequeñas banderas sin un trasfondo social o comunitario, es decir, hoy en día el socialismo de izquierda le tiende al razonamiento individualista, si se le puede llamar razonamiento. ¿Es esto un oxímoron político o filosófico? ¿Se puede ser tanto socialista como individualista?

Hasta ahora al menos, y de acuerdo a lo expuesto previamente, no existe entre los bandos principales (pro-vida vs abortistas) un representante de izquierda, entendida esta como aquel que entiende a la sociedad como en la política clásica de Aristóteles.

Eliminemos todos los argumentos de ambos bandos y dejemos lo básico: derechos del individuo en pugna, quién vale más, la madre o el feto. Es una discusión filosófica interesante y posiblemente Hobbes haya escrito algo al respecto, pero no lo sé.

Lo que sí sé, es que a nadie (relevante) le interesa discutir sobre la clase de vida en sociedad que quisiéramos llevar. En la política moderna, es pecado tratar de conformar visiones comunes, porque le tenemos miedo al totalitarismo y desconfiamos del egoísmo del otro, por lo que no queda otra cosa que desprendernos de nuestros deseos utópicos de una sociedad clásica y meternos a fondo en todo lo que se llama modernidad.

Una visión pesimista, lo sé, pero creo que hay alternativas. Transformemos la discusión sobre el aborto en lo que realmente nos importa a los "clásicos", una discusión sobre el mundo al que llegan los niños, a la clase de sociedad que abandona a los niños en hogares tóxicos o que los mete en un sistema burocrático sin alma y sin rostro.

No importa quien gane, si la mujer o el feto, y seguramente no importará en el futuro salvo para los individuos involucrados. Gane quien gane, nuestra sociedad seguirá profundamente enferma, esquizofrénica a mi juicio, fomentando el logro individual a costa de ser levantado sobre los hombros de los oprimidos, parafraseando a Walter Benjamin.

No quiero que se me juzgue mal, no creo en las luchas revolucionarias y el alzamiento del proletariado (esas son las expresiones que se utilizan creo). Me parecen tan fascistas como el pensamiento de Hobbes. El camino real a mi juicio es de cooperación y confianza. Y les guste o no, el primer paso deben darlo los "triunfadores" de nuestra sociedad moderna. Los oprimidos seguirán oprimidos mientras los "triunfadores" no dejen de mirarse el ombligo, embelesados con el reflejo de sí mismos.

Los "triunfadores" de nuestra sociedad moderna quieren vivir su alegría en guetos aislados, encerrados en sí mismos. Pero a la vez quieren dirigir al resto de la sociedad para que así puedan sostener su estilo de vida.  Egoísmo marca mayúscula que nos llevará a la extinción, lo más seguro.

No importa el enfoque de análisis que use, siempre llego a la misma conclusión: tendrá que ocurrir un milagro (que los ricos salgan de su cumpleaños infantil eterno), para que dejemos de depredar el planeta y juntos podamos crear una mejor sociedad, un mundo feliz utópico futuro que nunca alcanzaremos pero que siempre perseguiremos.




viernes, 13 de marzo de 2015

La Pregunta

El siguiente texto es el primer cuento que escribo, así que espero que les guste.

La Pregunta



En una de esas conversaciones tiernas y profundas que sostienen los amantes, dos esposos que se adoran con toda el alma, tendidos en un parque disfrutando del  hermoso día, pasa por el sendero cercano una mujer como no se había visto nunca. No solo su porte era deslumbrante, sus senos eran firmes y sus piernas altas y fuertes. Su rostro bello era dulce, pero inteligente.

Él la sigue con la mirada por un instante, ajeno a la conversación, hasta que vuelve la mirada rápidamente al darse cuenta del lapsus. Su mujer lo mira con ojos suspicaces, un poco divertida por la situación y le pregunta 

– ¿Te gusta? –
– ¿A quién no, mírala? –
– Pero me engañarías por alguien así… –
– Lo dudo querida –
– ¡Pero mírala! – Le dice, mientras sonríe por la comisura de sus ojos. Lo está probando.
– Está bien, entiendo tu punto, pero no lo has pensado detenidamente 
– Ah!… ¿No? –
– No querida, no lo has pensado bien –
– Explícamelo entonces… –
– ¿Qué quieres que te diga?, eres demasiado feminista para entenderlo –
– ¿Qué tiene que ver mi postura sobre el rol de género? –
– Que si te digo que esa mujer es un pedazo de carne me tildarás de cerdo machista y no escucharás nada de lo que tengo que decir –
– Ya, ok… pero ese es un buen pedazo de carne, ¿no?– Esta vez la mujer se ríe, dando por ganada la broma.
– Tienes razón, sin duda es el mejor corte que he visto en muchos años –
– Ah! ¿Lo reconoces entonces? –
– Mira, creo que puedo explicarlo en términos no sexistas, ya que quieres oírlo –
– ¡Sorpréndeme! – Le dice ella, mientras sonríe maliciosamente. Lo ha atrapado en su necesidad más básica. El sexo. Tendrá que ceder.
– Tú eres como mi libreta de notas, esa que siempre traigo conmigo, pues mi vida no sería la misma sin la posibilidad de escribir e imaginar el mundo como quiero que sea. Yo soy un escritor y junto a ti creo mi mundo, lo que quiero vivir y experimentar –

Ella, conmovida, le sujeta la mano y lo mira con los ojos anegados de emoción. No debió molestarlo con algo tan simple. Su vida juntos es suficiente para decirle que él la ama por sobre todas las cosas.

– Tú sabes que me gusta leer, ¿no? – Pregunta el, desinteresadamente.
– ¡Eres un devora libros! – Dice ella, feliz de tener a ese hombre junto a ella.
– Bueno, las mujeres son como los libros, querida, los adoro. Pero cuando me casé contigo, decidí no leer más. No necesitaba nuevas historias que me entretuvieran, pues te tengo a ti para crear juntos nuestra propia historia 
– Lo sé querido, discúlpame por haber bromeado con algo así, no fue mi intensión herirte –
– Lo sé, por eso te pido disculpas por lo que diré –
– ¿Qué cosa? – Pregunta ella, extrañada.
– Esa mujer  que acaba de pasar es como mi historia favorita derramada en un libro, tapa dura, hojas gruesas y resistentes, con miles y miles de páginas con la historia más profunda y emocionante que podría leer. Posee una letra tan pequeña que demoraría semanas en terminarlo. No quiero ni necesito leerlo, pero si por arte de magia el libro saltara del estante donde lo dejé y comenzara a seguirme y a narrarme mis partes favoritas de la historia, lo más seguro es que decidiría tomar el libro, irme a la playa yo solo y leerlo sin parar de principio a fin, solo haciendo pausas para mis necesidades básicas y durmiendo lo menos posible
– ¿¡Qué!? –  Descarga la mujer asombrada, con los ojos como plato. Él serio, con la vista puesta en el horizonte, concluye su ilustración de la situación.
– Querida, la posibilidad de que ese libro salga del estante y me susurre partes de la historia es una fantasía, jamás pasaría. ¿O acaso has visto alguna vez un libro que se mueva solo y hable?–
Sin poder contenerse más, el marido comienza a reírse de espalda en el suelo, sin poder contener la emoción de derrotar a la mujer en la broma que ella había iniciado.
– Me lo busqué –
– Así es preciosa, pero sabes lo que me apetece ahora 
– ¿Qué cosa? –
– Acabo de recordar algo que escribí el otro día en mi libreta y me gustaría volver a leerlo un par de veces –


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Chopra vs Dawkins ¿Se puede hablar de conciencia de la materia?



(recomiendo adelantar video para saltarse la larga introducción del presentador. Paciencia con la traducción)

Chopra habla en este debate de la conciencia en forma equivalente a lo que yo entiendo por autopoiesis, pero aplicado a átomos. Fuerte... veamos...

La vida es por definición autopoiética, es decir, se reconoce a sí misma y se diferencia de su entorno, gracias a que puede percibirlo y responder en consecuencia. Se establece una relación circular con el medio. Llevar esa definición a los átomos es bastante atrevido, pero formalmente podría llegar a tener razón... habría que darle unas vueltas al asunto.

Por una parte, la teoría de autopoiesis comenzó referida a organismos vivos (aparato conceptual que permite explicar la organización de los seres vivos), ya sean unicelulares o inteligentes como nosotros. Pero si hablamos de otras organizaciones de materia, entonces cabría preguntarnos ¿Un átomo se diferencia de su entorno? ...Si, pero... si pierde un electrón entonces muere?... Sigue siendo el mismo pero diferente?... Se puede replicar a sí mismo?... creo que esta última podría zanjar el asunto y la respuesta sería no. Sin embargo, podemos cambiar la perspectiva gracias a la famosa ecuación de Einstein y ver que los átomos son también energía.  Si le creemos a la ley de conservación de la energía, podemos afirmar que la energía no se crea, sino que solo se transforma. Saltémonos mientras tanto el vacío cuántico.

Entonces, podríamos suponer que es la energía la que posee la facultad de adoptar diferentes formas (materia), como una especie de célula madre primordial, ya que en el Big Bang no existía materia, sino pura energía, hasta que se "rompió" la simetría y aparecieron las fuerzas de la naturaleza. Pero también podemos decir que no todas estas formas que adopta la energía son autopoieticas (con capacidad de reproducirse), o no todas son conciencientes, en la acepción más popular del término.

Si fuese así como lo deduzco, entonces la autopoiesis o la conciencia podrían ser perfectamente una propiedad emergente (o dos) de la energía misma (argumento a favor de Dawkins). Pero esto no contradice a Chopra en que existe una propiedad autorganizativa en la materia (o en la energía), lo cuál a mi juicio es lo que redunda en el surgimiento de la vida y la conciencia (a mi parecer aquí hay un punto a favor de un universo con propiedad fractal). Es decir, se podría decir que la sustancia básica (desconocida aún) del universo tiene la facultad de autoorganizarse y reconocerse a sí misma, en algún punto de una espiral de estructuras autorganizadas cada vez más complejas. Ese es el hecho más asombroso de todos, según se puede deducir de lo que explica Neil deGrasse Tyson (en 3 minutos).

Chopra acierta en este sentido en definirse a sí mismo y sus componentes como parte y consecuencia del universo. Pero sea con propósito o no (Chopra dice que el universo tiene un propósito o conciencia), a fin de cuentas tenemos ante nosotros una sustancia desconocida. Esta sustancia posee dentro de sus propiedades, la de expresar (en el eje temporal) organizaciones cada vez más complejas, hasta el punto de desarrollar una conciencia de sí misma. El átomo solo sería una estructura que está cerca del tiempo igual a cero (t=0). Esta afirmación se sustenta únicamente y mi definición de conciencia, por lo que es importante tener en cuenta esto.

Creo que preguntarse por qué existe la conciencia es lo mismo que preguntarse por qué existen las fuerzas de la naturaleza. Aquí hay al menos dos posibles respuestas esgrimidas por pensadores antiguos:

1. Porque alguna clase de Dios o conciencia superior tuvo o tiene el propósito de que existan.
2. Nosotros percibimos las leyes pero no sabemos si esa es la realidad, es decir, no podemos asegurar que nuestra conciencia perciba una realidad concreta, o que tal vez solamente percibe algo relativo a nuestra facultades de percepción, pero el resto es desconocido ("¿en qué medida la realidad es fruto del sujeto o lo es con independencia de él?" Ver enlace). El descubrimiento de la materia oscura fue un hecho que debió dejar atónitos a los físicos. Tendrían que andar con los ojos más abiertos.

Una tercera nueva respuesta que se está masticando actualmente en la academia es:

3. Existe conciencia porque es una propiedad o ley de la naturaleza (ver).

Esta última no invalida la primera, por lo que seguirá existiendo una ardua batalla entre la fe y la razón. Sea cual fuere, en ambos casos el mecanismo es a través de una sustancia-energía-materia con propiedades autoorganizativas. Si alguna vez quisiéramos investigar el origen del universo, yo apuntaría a entender esa sustancia fundamental. Creo que encajaría bien este concepto en las teorías asociadas al Multiverso (universos paralelos infinitos). Imagino esos infinitos universos como el contorno infinito de un fractal.

Algunos científicos creen que el ser humano es la especie cumbre de la evolución. A mi juicio, es la conciencia la cumbre de la evolución (y varias especies homo la tuvieron junto con nosotros), pero hoy en día nos hemos dado cuenta además que la conciencia es algo más que una mente abstracta y racional. Somos una especie predominantemente social, es lo que nos hace tan invencibles tal vez.

Existen estudios que señalan que el establecimiento de relaciones sociales cada vez más complejas está correlacionado con el mayor tamaño del neocórtex. Entre las especies de primates que tienen neocórtex, la humana es la que tiene el mayor de todos. Ahí podríamos tener la expresión física o material del aumento de complejidad del universo.

¿Por qué nuestra sociedad es tan compleja hoy, comparada con la de nuestros padres? ¿Sería correcto  pensar que nos dirigimos hacia relaciones cada vez más complejas? Con los estimulos del mundo moderno, nuestros IQ son mucho mayores que los de nuestros abuelos, lo cual representa un salto asombroso en muy pocos años, si me preguntan (vean TED, es muy revelador). Y es esperable que los estímulos en las próximas décadas siga creciendo en forma asombrosa.

De todas formas puede ser demasiado tarde para alcanzar a ver nuevas especies humanas debido a un posible aumento del neocórtex. Nos queda poco planeta para logralo. Asimov (en los años 40!) pensaba que tal vez la única manera de salvarnos, para que nuestra especie "madure", es expandiéndonos por la galaxia. Si logramos expandirnos, es probable que en miles de años tengamos varias especies de humanos dando vueltas.