martes, 15 de mayo de 2007

Educación: ¿A quién le importa?

Cuando el tema de la mala gestión del gobierno está que arde y se vislumbran futuros problemas con Transantiago, hay ciertos temas pendientes que, aunque los famosos noticiarios dejan de lado y después se hacen los sorprendidos, siguen galopando hacia un desastre seguro.

Primero están las movilizaciones que la U. de Chile tiene planeadas para este miércoles por una serie de temas pendientes con la administración de la casa de bello, debido a una serie de irregularidades que, no sé por qué, me recuerdan al mismo gobierno en tránsito. Mala distribución de los recursos entre las facultades, decisiones entre 4 paredes que afectan a todos los estudiantes, etc. Miren este extracto del sentimiento que existe (Sálteselo si no le interesa y vaya a la entrevista del alcalde de Valparaíso cuyo alcance es más global):

"Iniciamos el año con el casi cierre del campus sur de medicina. Sin consultarles ni a estudiantes ni académicos se quiso poner fin a los campus clínicos en el hospital Barros Luco. Estudiantes y funcionarios reaccionaron y la decana, doctora Cecilia Sepúlveda, debió firmar en plena asamblea un acuerdo que invalidaba el informe. Acusados de poca transparencia en la elaboracion del informe, las autoridades calificaron la situacion como un "error comunicacional". Luego vino el tema del Inap, cuya reestructuración es evidente y urgente. Podemos agregar el proyecto Juan Gómez Millas que se comenzó a trabajar de manera coordinada y conjunta con la comunidad estudiantil, para luego elaborar un informe a puertas cerradas y agregar una serie de elementos que ni siquiera se esbozaban en el primer informe."

"...nos hemos dado cuenta que la U. Pública está en una fase terminal. Hemos visto como al final de cada año los aranceles suben fuertemente y se hace negocio cuando caemos en morosidad, y como los programas de investigación y extensión deben autofinanciarse; lo que nos lleva inevitablemente a endeudarnos más mientras la U se privatiza cotidiana y paulatinamente. Y nos preguntamos si Es esta la Universidad democrática y pluralista que esperabamos?"

"Otros que estudiamos en facultades pequeñas y olvidadas, hemos visto como la desigualdad de Chile se reproduce internamente en la U, porque tenemos pocos computadores y libros, y a veces no tenemos salas ni un lugar para estar en el invierno, mientras otras facultades ven su horario en pantallas de plasma. Porque vemos como se cae a pedazos el edificio del INAP, sentimos el olvido en Antumapu, la FAU y Ciencias Quimicas y Farmaceuticas."

Esta universidad, al igual que las demás llamadas "Estatales" han sido paulatinamente dejadas de lado por un Estado que no le interesa la educación ni las personas, que gobierna para los números y no para las personas (según palabras del alcalde de Valparaíso y que yo comparto plenamente).

Pero el problema de la U. de Chile, que es de las que está mejor dentro de las Estatales, es mínimo si vemos el problema que se puede producir a fines de Mayo, en Valparaíso, si el gobierno no se pone las pilas y atina de una vez por todas. Miren este extracto de una entrevista al alcalde de Valparaíso (fuente):

Periodista (P): -¿Cuál es la raíz del problema?Alcalde

(A): -El sistema municipal da el 50% de la cobertura educacional a los sectores más vulnerables, pero tenemos un financiamiento completamente inadecuado. No alcanza para pagar el sueldo de los profesores. De cada 100 pesos, 95 se gastan en sueldos de los profesores y con los otros se paga el resto. Cuando me vienen a hablar de que hay que mejorar la calidad de la enseñanza, mi pregunta es ¿¡con qué!?

P: -¿El cierre de los colegios es para llamar la atención del Gobierno?

A: -No es una amenaza, es una realidad indesmentible: la Municipalidad ha traspasado mil millones de pesos para subvencionar las escuelas y debiéramos transferir 1.200 millones más, ¡y no los tenemos! Entonces digo, con la aprobación del Concejo Municipal, que a fines de mayo no estaremos en condiciones de transferir más recursos y, en la práctica, cientos de colegios dejarán de funcionar.

P: -¿Qué ve usted?

A: -Que hay en temas humanos, como la educación, una fría aproximación técnica, financiera, académica. Pregunto: ¿qué futuro puede tener, cómo puede competir un alumno de una modesta escuela municipal periférica respecto de alguien que estudia en un colegio particular, o particular subvencionado? El Estado de Chile le está diciendo a ese niño "mira, vas a tener menos oportunidades que el resto". ¡Pero el centro de la política es la persona, no los números! Siento que se han alterado los valores.

P: -¿Es más un problema de Interior, Educación o de Hacienda?

A: -De Hacienda. Alejandro Foxley es el único ministro de esa cartera que vino alguna vez a recorrer un cerro de Valparaíso. Tienen la responsabilidad de administrar los recursos, mantener los equilibrios, pero también, aunque sea disfrazados, ir a las poblaciones. ¿Cómo le explico a una señora de la población Sor Teresa que lleva 30 años sin agua potable ni alcantarillado que el país tiene 20 mil millones de dólares en el extranjero?

P: -¿Querría que tuviese menos influencia Hacienda sobre el Gobierno?

A: -Sí. Me gustaría mayor equilibrio. Porque la política no está al servicio de la economía, ni de los números. Hasta ahora uno ve que predominan los criterios de Hacienda y no los de otros ministerios.

Ambos ejemplos solo son un pálido reflejo de lo que el gobierno piensa en la educación. No hay recursos para una educación escolar decente, porque faltan colegios, falta infraestructura en los que hay construidos y la plata apenas alcanza para cubrir sus costos de operación. Cuando comiencen las demandas por incumplimiento de la ley al asegurar educación de calidad, ahí va a quedar la grande. Y la U. de Chile es el reflejo de lo que le importa al gobierno la investigación e innovación. ¿Alguien conoce centros de investigación que no estén asociados a las Universidades?... si los hay, son muy pocos.

Reflexionen y vean que no todo lo que Amaro Gómez-Pablos y Consuelo Saavedra dicen es lo que sucede en el país, lo que importa realmente. A mi ya me está empezando a frustrar en exceso toda esta situación.

3 comentarios:

ToTeX dijo...

triste, pero cierto. Y que hacer para que esto cambie en algo que sea... por quien votaré en la otra vuelta me pregunto yo.

MeRiAdOx dijo...

Yo también me pregunto lo mismo... parece que diera lo mismo porque la ineptitud es transversal...

isaias dijo...

Este tipo de cosas pasan en todos los lugares... los estados ya no piensan en personas, piensan en cifras... y claro... pasa lo que pasa... el poderoso caballero don dinero no atiende a razones...